En términos de Marketing, un producto puede ser un bien (tangible), un servicio (intangible) o un híbrido, es decir un bien y un servicio a la vez.